¿QUIERES AYUDAR A TRANSFORMAR
LA VIDA DE MÁS PERSONAS
Y VIVIR EN EXCLUSIVA DE TU PASIÓN?

Accede gratis al mini-curso en audio “Más y Mejores Clientes”

para Coaches, Psicólogos, Terapeutas y Nutricionistas.

ME APUNTO

¿QUIERES AYUDAR A TRANSFORMAR
LA VIDA DE MÁS PERSONAS
Y VIVIR EN EXCLUSIVA DE TU PASIÓN?

Accede gratis al mini-curso en audio “Más y Mejores Clientes”

para Coaches, Psicólogos, Terapeutas y Nutricionistas.

ME APUNTO

Cómo superar el miedo a la cámara en 3 pasos

Cómo superar el miedo a la cámara

¿Te incomoda grabarte en vídeo? Sabes que te iría muy bien para atraer clientes por internet pero, ¿te pones nervioso delante de la cámara y sigues evitándolo?

La mayoría de mis clientes, psicólogos, terapeutas o coaches, cuando llegamos al punto de publicar vídeos en Youtube y en redes sociales me dicen que saben que necesitan hacerlo, incluso que quieren hacerlo, pero que les cuesta mucho.

Se ponen muy nerviosos, se quedan en blanco, ponen cara de susto, no les gusta cómo se ven o la voz que tienen. Les da vergüenza que sus familiares y conocidos les vean, o tienen miedo de qué pensarán sus colegas de profesión.

Hay personas que se transforman cuando aparece una cámara. Pueden estar tan tranquilas y cuando ven una cámara de repente se quedan serias, no saben cómo ponerse ni qué hacer con las manos.

Así que siguen posponiendo los vídeos.

Tras años de trabajar con mis clientes he descubierto que el bloqueo más grande viene por no gustarse cuando se ven. Se ven raros, no se reconocen.

Uno mismo no está acostumbrado a verse. Pero para las personas que te ven eres una persona normal hablando. Cuando hablas con un cliente en persona o por vídeoconferencia te ve así y no piensa nada malo, simplemente te escucha y habláis, ¿no?

Pero tú sueles verte un momento cuando te miras en el espejo, quieta o quieto, te arreglas el pelo para que te quede ideal y encima pones tu mejor cara. No estás hablando y gesticulando. Cuando te ves en vídeo no reconoces esos gestos o no te gustan. Si estuvieras todo el día con un espejo delante te acostumbrarías a verte.

Además, a la mayoría de la gente tampoco le gusta su voz cuando la escuchan grabada. Tu voz te suena rara porque en tu día a día tú te escuchas desde dentro de tu cabeza. De hecho tú escuchas una mezcla entre el sonido que emites hacia afuera y lo que resuena dentro de tu cráneo.

Por eso el sonido que tú reconoces como tu propia voz es ligeramente diferente a cómo lo escuchan las otras personas. Y cuando escuchas una grabación lo primero que piensas es “Mi voz no suena así, ese cacharro la distorsiona”. Y lo cierto es que a las demás personas les suena como tu voz normal.

Teniendo todo esto en cuenta quiero recomendarte 3 pasos para superar esa aversión a grabarte en vídeo. Dale al play para descubrirlos.

 

 

1. Acostúmbrate a verte grabado

Grábate y mira el vídeo. Acostúmbrate a verte, a tus gestos, a escuchar tu voz y tu entonación. Piensa que la primera vez que te grabes será la peor. Desde ahí solo te queda mejorar.

Grábate solo por practicar, como un juego, pensando que no lo vas a publicar. Eso te quitará mucha presión y además te servirá para conocerte y hacerlo cada vez mejor.

Si hay algún gesto que te disguste, podrás tomar nota y evitarlo en las siguientes grabaciones.

 

2. Habla a alguien concreto

Imagina que detrás de la cámara hay una persona concreta. Habla como si se lo explicaras a un cliente, o a un amigo.

También puedes ponerte una foto de esa persona detrás de la cámara para que te ayude a tener la sensación de estar hablando con ella. O incluso pedirle a algún familiar o amigo que esté presente mientras grabas para hablarle directamente y que el vídeo quede más natural.

 

3. Prepara un guion

Escríbete un guion con todos los puntos que quieres tratar, pero que no sea muy extenso, detallado y rígido.

Cuanto más hayas escrito más te costará grabar el vídeo porque querrás decir las cosas como en el texto y no dejarte nada. Mi recomendación es que anotes las 2 o 3 ideas que quieres explicar y las desarrolles sobre la marcha. Como si fuera una conferencia o una consulta con un cliente.

 

En definitiva, la clave para superar esos nervios es dejar de pensar en tu aspecto y en cómo te sientes, y centrarte en el mensaje que quieres transmitir.

Cuando dejas de poner tu atención en ti y te centras en lo que quieres explicar y en que la persona que tienes enfrente te entienda (aunque solo te la estés imaginando), tu nerviosismo disminuirá.

Cuanto más practiques, mejor lo harás. No es posible hacerlo como un presentador de la tele el primer día que te grabas. Necesitas un aprendizaje. Y eso se logra haciéndolo. Con el tiempo irás mejorando, sintiéndote más cómodo delante de la cámara e incluso llegarás a disfrutar viéndote en la grabación.

Después de conocer estos tres trucos, ¿crees que es momento de empezar a grabarte para promocionar tus terapias? ¿Qué crees que te está frenando a subir contenido en vídeo?

Cuéntamelo todo en los comentarios.

Cómo hacer terapia y coaching online durante la cuarentena

Si te dedicas a la psicología, las terapias o al coaching seguro que has tenido que cancelar sesiones, talleres y cursos que tenías programados.

Así que de repente te has visto con la agenda vacía y sin ingresos durante los próximos meses y no tienes perspectivas de que la situación vaya a mejorar incluso después de la cuarentena.

Algunas personas me han dicho que en el momento en que estamos la gente no quiere terapia ni coaching, tiene otras prioridades.

Hoy quiero hablarte del papel tan importante que tenemos los profesionales del desarrollo personal en estos momentos.

Dale al play y te cuento lo que he estado observando estas últimas semanas y lo que va a suceder en el futuro próximo.

 

 

Como todas las crisis esta encierra oportunidades. Pero no solo eso, es que el mundo necesita a los profesionales de la ayuda (psicólogos, terapeutas y coaches) ahora más que nunca.

El mundo te necesita.

Hace años que estoy diciendo que los profesionales del desarrollo personal somos los líderes del cambio de consciencia que necesita el mundo y que ya estaba sucediendo. Un cambio en la forma de relacionarnos, de alimentarnos, de cuidar nuestra salud, de criar y educar a nuestros hijos, de vivir la espiritualidad, de interactuar con la naturaleza, de entender la vida, de gestionar nuestras finanzas…

Este cambio  de consciencia se ha estado dando de forma lenta y silenciosa durante los últimos años. Pero ahora, con esta crisis sanitaria, económica y social que estamos viviendo, la vida nos ha dado un empujón y nos ha dado la oportunidad de hacer estos cambios de forma masiva.

Nos ha dicho: “Basta, ya estáis preparados. Toca ponerlo en práctica. Todos”.

Ya no se trata solo de cómo puedes ganarte la vida ayudando a los demás o de cómo puedes tener ingresos durante la cuarentena, sino de cómo puedes ayudar a más personas que lo necesitan.

Porque la persona que tenía problemas con su pareja, los sigue teniendo, y además ahora pasan todo el día juntos y encerrados en casa. La persona que tenía ansiedad o depresión, la sigue teniendo y quizás ahora se le haya agravado. La persona que tenía un trastorno obsesivo compulsivo y su obsesión era la higiene y las bacterias, ahora debe de estar desbordada. Y la persona que tenía hipocondría, no te digo cómo debe de estar.

Y así te podría poner muchos más ejemplos.

Cualquier persona que estuviera en un proceso terapéutico o de coaching ahora lo sigue necesitando, incluso más. No pueden quedar estas personas desatendidas.

Y muchas otras personas necesitan ahora también acompañamiento para sobrellevar y asimilar esta situación.

Te necesitan.

Pero además mucha otra gente debido al tiempo libre, a solas, sin el ajetreo habitual, está despertando ahora y decide que quiere hacer cambios en su estilo de vida y en sus relaciones. Y van a necesitar profesionales que les acompañen.

Estamos viviendo un momento histórico nunca antes visto, que afecta a todo el mundo por igual, independientemente de su formación, nivel económico y cultural o país. Y esta situación genera mucha incertidumbre en el día a día y en el futuro inmediato y a más largo plazo.

Está claro que lo primero es salvar la vida, la salud física. Pero inmediatamente después, la siguiente necesidad es la salud mental y el equilibrio emocional.

No es un lujo o un capricho.

Así que nada de que en este momento la gente ya no quiere terapia o coaching.

Por tanto, si no lo habías hecho hasta ahora, toca ponerse las pilas con las herramientas online y hacer tus sesiones por vídeo conferencia, la única vía de la que dispondremos en los próximos meses.

He hablado con profesionales del desarrollo personal que me han dicho que les han cancelado los talleres y cursos presenciales de los próximos 3 meses por la cuarentena. Y que precisamente por eso ahora tienen tiempo y el empujón que necesitaban para por fin ponerse en serio con internet, algo que hace años que estaban posponiendo.

Te animo a que lo hagas también.

Piensa que no se trata de vender sino de estar disponible para la gente que te necesita. Y para eso deben conocerte, enterarse de que existes, y confiar en ti.

Vamos por pasos. De entrada y de forma más inmediata hay muchas herramientas gratuitas que puedes usar para tus sesiones online: llamadas de Whatsapp, Zoom, Skype, Whereby, Google Hangouts… Incluso si estabas dando un taller o un curso presencial no tienes por qué cancelarlo. Podéis reuniros el grupo por Zoom, Skype o Google Hangouts.

Y para cobrar online puedes usar PayPal o Stripe. Son gratuitos y solo se quedan una pequeña comisión de cada pago.

Además de dar apoyo a los clientes que ya tienes, piensa que esta cuarentena nos está llevando a cuestionarnos todo en la vida. Cuando termine nada volverá a ser como antes. No sabemos aún cómo y por eso hay mucha incertidumbre.

Estamos en un punto de inflexión en la consciencia de la humanidad donde hay muchísimas posibilidades en todos los aspectos de la vida. Y hacia dónde nos dirijamos depende mucho de las decisiones que tomemos a nivel individual y colectivo.

Quizás como estamos en casa no somos muy conscientes, pero el fin del mundo tal y como lo conocemos es ahora.

No fue en el año 2000 ni en la crisis del 2008, ni al final de 2012, como decían los mayas. Ha llegado en 2020.

Así que, queridos emprendistas, os toca liderar este cambio.

Ahora la gente que no lo había hecho va a despertar en masa y va a necesitar vuestra ayuda para hacer realidad esos cambios en su vida. Necesitan que profesionales como vosotros les acompañéis. Porque una cosa es darse cuenta de que necesitan cambiar y otra saber cómo hacerlo y cómo ponerlo en práctica en su día a día.

Y va a suceder que, después de probarlo, mucha gente se va a dar cuenta de que las terapias y el coaching online funcionan igual de bien, y por eso van a estar todavía más abiertos a contratar a profesionales a través de internet una vez pasado todo esto.

Pensando en el futuro próximo, cuando termine la cuarentena, también te conviene mucho empezar a promocionarte por internet si aún no lo haces o mejorar tu marketing online si todavía no te llegan suficientes clientes por esta vía.

Aprovecha ahora que tienes tiempo para aprender y renovarte para el futuro inmediato.

Lo bueno es que esta crisis nos ha llegado cuando ya sabemos hacerlo. No tienes que reinventar la rueda.

Ahora, como especialista en marketing para psicólogos, terapeutas y coaches te quiero decir que solo publicar en redes sociales no funciona y solo tener una web tampoco.

 

CAFÉ VIRTUAL EN UNOS DÍAS

Como dije en mi último vídeo, al final he decidido que en unos días voy a hacer un café virtual online para todos los psicólogos, coaches y terapeutas que quieran conocer la forma que funciona para promocionarse con éxito a través de internet, generando confianza y empatía.

No voy a vender nada, no estoy de lanzamiento, ni siquiera voy a preparar un Power Point.

Quiero que sea una charla distendida donde te explicaré lo que necesitas tener en cuenta si quieres que la gente te encuentre por internet, confíe en ti y te elija como la persona que la acompañe en su proceso de transformación.

Voy a hacerla solo con ánimo de ayudar y que tengas claro qué debes hacer y qué no. Creo que es mi deber compartir lo que sé para que el camino se te haga más fácil.

Y podrás preguntarme todo lo que necesites.

Como aún no sé qué día la haré, puedes seguirme en Instagram y te avisaré por allí.

O si estás suscrito a mi lista también te avisaré por email para apuntarte. Si no estás suscrito puedes apuntarte a cualquiera de los recursos gratuitos que tengo en mi web. Por ejemplo el mini-curso “Cómo conseguir Más y Mejores Clientes”.

Si conoces a algún coach, psicólogo o terapeuta al que le vendría bien escuchar esto, envíale este vídeo.

Y recuerda: el mundo te necesita ahora más que nunca. No te escondas. 😉 

Gracias.

 

Cómo evitar que los clientes desaparezcan tras varias sesiones

Cómo evitar que los clientes desaparezcan

Cuando un cliente acude a ti es porque siente un dolor (físico, emocional o mental) que no puede soportar más y decide buscar ayuda. Tiene un problemón del que no sabe cómo salir por sí solo. Y no quiere seguir su vida de esa forma.

Tú puedes ayudarle a superarlo de una vez por todas. Así que empezáis a trabajar y ves que avanza y que está contento. Pero al cabo de un tiempo pierde el entusiasmo y al final deja de venir.

Déjame adivinar. Tu sueño al trabajar con tus clientes es que hagan cambios profundos y duraderos en sus vidas, ¿verdad? Quieres ayudarles a cambiar hábitos emocionales, de pensamiento, de comunicación o de salud.

Y seguramente eso no se consigue en dos días. Instaurar nuevos hábitos lleva tiempo. Hay que trabajar en profundidad los bloqueos, desterrar los hábitos que no le convienen, aprender los nuevos y afianzarlos. Es decir, necesitas trabajar con tus clientes durante varios meses.

Leer másCómo evitar que los clientes desaparezcan tras varias sesiones

Cómo NO especializarte y cómo SÍ

Cómo no especializarte y cómo sí 2

Después de mi último artículo, donde hablaba de especializarte para destacar entre la multitud de profesionales, he recibido muchos mensajes, tanto por email como a través de redes sociales, con dudas y preguntas al respecto. Por eso he decidido escribir este artículo a modo de aclaración.

Cuando acepta la idea de especializarse, el siguiente paso que suele dar un terapeuta, psicólogo, coach o nutricionista es pensar en qué se puede especializar.

Entonces me mira con cara de “¡Eureka!” y me dice que se está sacando (o lo va a hacer) un título de no-sé-qué y que será especialista en eso.

Así hay personas que me dicen que son especialistas en tapping, EMDR, coaching sistémico, nutrición ortomolecular o reiki angélico.

Mal. Lo siento, pero mal. Y te explico por qué.

Leer másCómo NO especializarte y cómo SÍ

Cómo destacar entre la multitud de profesionales

Cómo destacar entre la multitud de profesionales
Hoy quiero hablarte de un tema que me preguntan mucho: Cómo destacar​ entre todos los terapeutas, coaches o nutricionistas que hay. En definitiva cómo diferenciarte del resto de profesionales que hacen algo parecido a lo que haces tú para atraer más clientes y poder vivir en exclusiva de tu profesión.

Cada año de todas las formaciones y carreras salen miles de alumnos que quieren empezar a dedicarse a su pasión.

Comienzan ilusionados, pero es fácil perder esa motivación cuando ves que los clientes no llegan y que sois muchos los que estáis haciendo lo mismo. Entonces te entran dudas de si deberías seguir con tu sueño de dedicarte a ayudar a los demás o es mejor buscar un empleo «normal».

Espera, espera.

Leer másCómo destacar entre la multitud de profesionales