¿QUIERES AYUDAR A TRANSFORMAR
LA VIDA DE MÁS PERSONAS
Y VIVIR EN EXCLUSIVA DE TU PASIÓN?

Accede gratis al mini-curso en audio “Más y Mejores Clientes”

para Coaches, Psicólogos, Terapeutas y Nutricionistas.

ME APUNTO

¿QUIERES AYUDAR A TRANSFORMAR
LA VIDA DE MÁS PERSONAS
Y VIVIR EN EXCLUSIVA DE TU PASIÓN?

Accede gratis al mini-curso en audio “Más y Mejores Clientes”

para Coaches, Psicólogos, Terapeutas y Nutricionistas.

ME APUNTO

26 prácticas que no debes aplicar en las redes sociales

Karina Castro - Lo que no debes de hacer en redes sociales

Este artículo es una colaboración de Karina Castro.

Actualmente vivimos en un mundo donde las redes sociales forman parte de nuestro día a día y para los que emprendemos, aún más. Abrir y revisar nuestras redes sociales ya forma parte de una rutina diaria puesto que es un canal de comunicación con nuestros clientes y posibles clientes.

Me dedico a gestionar y auditar redes sociales de varios clientes y a diario me encuentro con prácticas que NO SE DEBEN HACER EN REDES SOCIALES.

Hace unos días fue mi cumpleaños y, por ello, dejé abierto mi perfil personal en Facebook para que aquel que quisiera pueda felicitarme (lo tengo cerrado para que sólo yo pueda publicar en él, es mi política adoptada para una mejor operatividad) y, como todos los años, me encuentro con las mismas prácticas de algunos usuarios de Facebook que no son buenas prácticas y no nos ayudan a encontrar nuevos clientes, por lo tanto resulta ser molesto. Me hicieron muchas felicitaciones que agradecí una a una, pero hubo algunas personas que no conocía y que aprovecharon la oportunidad para felicitarme y a la vez venderme algo a mí o a mis contactos, además que algunos directamente  publicaron en mi muro sólo publicidad de más de uno de sus cursos. Y yo me pregunto: ¿De verdad piensan que esto es bueno para su imagen?

Leer más26 prácticas que no debes aplicar en las redes sociales

Cómo comunicar tus ideas con el método TED de las conferencias

Cómo comunicar tus ideas con el método TED - Dolores Hirschmann y Sandra Llinares

¿Tienes grandes ideas pero a veces no logras comunicarlas para conseguir que tus clientes potenciales te escuchen? 

¿Te gustaría hablar en un evento TEDx y no sabes cómo lograrlo?

Hoy entrevisto a Dolores Hirschmann, especialista en marketing y comunicación, organizadora de eventos TEDx en Estados Unidos y coach de oradores de TEDx. También es coach de emprendedores y les ayuda a comunicar su mensaje para vender sus servicios.

Ha desarrollado una metodología para aplicar el método de las conferencias TED a la comunicación de cualquier idea en cualquier entorno.

Dale al play para ver la entrevista completa.

Leer másCómo comunicar tus ideas con el método TED de las conferencias

Cómo superar el miedo a hablar en público (y los nervios)

Cómo superar elmiedo a hablar en público y los nervios

¿Te pones nervioso cada vez que tienes que hablar en público?

¿Estás dejando pasar oportunidades de dar conferencias por no pasar un mal rato?

Hoy quiero darte tres técnicas y un consejo para superar el miedo y los nervios al hablar en público.

Este vídeo es la respuesta a una pregunta que me envió Inma.

Inma me decía: “Sandra, ¿cómo puedo mejorar mi confianza a la hora de impartir una conferencia?»

Dar conferencias es una forma muy buena de dar a conocer tus servicios profesionales y de atraer nuevos clientes, porque de una sola vez estás explicando a muchas personas qué es lo que haces y cómo les puedes ayudar.

Además te posicionas como un experto de forma automática porque tú eres la persona que está frente al público y eso te da autoridad para hablar sobre ese tema, con lo cual se genera mucha credibilidad y mucha confianza en ti como profesional.

A pesar de esto hay muchos emprendedores y profesionales de servicios que evitan dar conferencias o quizás no buscan suficientes oportunidades para ponerse delante de un público.

Suele ser por el miedo a estas situaciones, para evitar ponerte nervioso y pasar ese mal rato. Quizás a ti te pasa. Tienes miedo a quedarte en blanco, miedo a que se rían de ti, miedo a no saber responder ciertas preguntas que te hagan…

Por eso hoy quiero compartir contigo tres técnicas y un consejo para mejorar tu confianza y para que no te pongas tan nervioso a la hora de hablar delante de un público.

Dale al play y te lo cuento todo. 🙂

 

 

 

#1 Prepara un guion

La primera estrategia que te quiero dar es que te prepares un guion detallado de lo que quieres explicar y que ese guion lo tengas enfrente o a un lado mientras estás dando la conferencia.

Así, si te quedas en blanco, sabes que lo puedes consultar. Quizás, solo el hecho de tener el guion, te va a dar tanta confianza que ya no te quedarás en blanco.

Saber que puedes recurrir al guion hace que tengas más seguridad y que no estés tan nervioso y quizás ya ni te quedarás en blanco.

Si te quedas en blanco puedes mirar al guion. Y no te preocupes porque nadie se va a reír de ti porque tengas que consultarlo. Aunque digas “¡Ahora se me ha olvidado lo que os quería decir! Dejadme que consulte mis notas”, no pasa nada. Es lo más normal.

Piensa que la mayoría de personas que están escuchándote no se cambiarían por ti, porque a la mayoría de personas les da mucho miedo y se ponen muy nerviosos hablando en público.

Así que no pienses que se van a reír de ti por el hecho de que tengas que consultar tus notas.

En este guion también te recomiendo que incluyas anécdotas, ejemplos e historias que ilustren lo que estás explicando.

Esto te servirá para no ponerte nervioso, aparte de ayudar a que se entienda mejor el mensaje y que se recuerde mejor, como ya te expliqué en otro vídeo.

Cuando empiezas a explicar una anécdota, una experiencia personal o un ejemplo estás narrando algo que no necesitas tener memorizado porque estás explicando unos hechos, estás explicando una historia.

Si cuando te quedes en blanco, si es que llega a pasar, o cuando estés un poco nervioso, empiezas a explicar una historia, no necesitarás consultar mucho los apuntes.

Tú sabes que vas a explicar esa historia o esa anécdota en ese momento y te ayuda mucho a fluir con la situación, a que te relajes, porque simplemente estás explicando una historia o una experiencia tuya que ya conoces.

 

#2 Ensaya muy bien los 5 primeros minutos

La segunda técnica que te quería explicar es que ensayes muy bien la conferencia y sobre todo los cinco primeros minutos.

La mayoría de personas cuando tiene que hacer una conferencia prepara mucho el contenido. Pero quizás no se prepara bien cómo va a empezar, qué es lo primero que va a decir cuando empiece a hablar.

Y eso es lo que más te tienes que preparar, porque piensa que los primeros cinco minutos es cuando más nervioso estarás y también cuando el público está muy expectante para ver cómo va a ir esa conferencia.

De la forma como empieces la conferencia va a depender la predisposición que tenga el público a la hora de escucharte.

Por eso te recomiendo que te prepares muy bien estos cinco primeros minutos. Te va a ayudar también a que estés mucho más tranquilo.

De hecho no son ni los cinco primeros minutos, quizás con los tres primeros minutos tienes suficiente.

Debes pensar cómo vas a empezar, qué es lo primero que vas a decir, cómo te vas a presentar, cómo vas a presentar la conferencia. Esto tenlo muy bien preparado.

Piensa que después de estos tres o cinco primeros minutos tu cerebro cada vez se va acostumbrando más a la situación y cada vez te vas sintiendo más cómodo y más tranquilo.

Así que, si quieres, puedes incluso memorizar estos tres o cinco primeros minutos y los dices un poco en piloto automático. Así cuando empieces con el contenido de la conferencia ya habrás pasado lo más difícil y ya podrás explicarte de forma más tranquila.

Ten en cuenta que, si los conferenciantes estuvieran con el nivel de nervios que se tiene al principio durante toda la conferencia, quizás no querrían hacerlo.

Es normal que al principio estés más nervioso, pero conforme van pasando los minutos cada vez te sientes más cómodo y más a gusto. Y seguramente con el tiempo lo que te pasará es que acabarás disfrutando de la situación. Al menos esto es lo que me pasa a mí.

Empiezo también un poco nerviosa pero luego, poco a poco, cada vez me lo estoy pasando mejor, estoy disfrutando, estoy fluyendo, estoy pasándomelo bien con la gente que tengo ahí enfrente. Y cuando llega el momento de terminar no me querría ir.

 

#3 Domina el espacio y la situación

La tercera técnica que te quiero explicar es que domines el espacio y la situación.

Llega con tiempo al sitio donde vas a dar la conferencia y prepárate lo que necesites.

Luego observa el espacio, observa la sala desde el punto donde vas a dar la conferencia. Todavía con la sala vacía, sin público, obsérvala bien para familiarizarte con el espacio y que no te resulte extraño cuando empieces a hablar.

También mientras el público va entrando puedes ir observándoles y saludándoles o sonriéndoles. Esto te va a ayudar a tranquilizarte porque ya les vas conociendo.

Y cuando llegue el momento de empezar la conferencia ponte delante del público y durante diez segundos, todavía en silencio, obsérvales. Mírales uno por uno a la cara.

Mientras les vas mirando ve respirando de forma tranquila. Esto te ayudará a relajarte por un lado, porque estás respirando, y también te servirá para familiarizarte con sus caras. Así no te resultarán extrañas cuando empieces a hablar.

Piensa que, si no te atreves a mirarles y la primera vez que les miras es justo cuando empiezas a hablar, ¡te va a dar el susto entonces! Y al principio de la conferencia es cuando más nervioso vas a estar. Si encima te va a dar el susto porque es la primera vez que ves esas caras, la cosa se va a empeorar.

Así que observarles antes. Mirarles antes te va a ayudar a estar más tranquilo cuando empieces a hablar.

Además, estar en silencio y observarles, hace que tengas una sensación de más poder y de que dominas la situación. Y eso también lo sienten ellos porque ven que estás quieto, que no estás diciendo nada, pero que estás dominando la situación.

Luego, cuando des la conferencia, céntrate sobre todo en el público y en el mensaje que quieres dar.

No te centres tanto en ti, en cómo te sientes y en si lo estás haciendo bien, ¡porque eso es lo que hace que te pongas nervioso!

Cuando tienes tu atención centrada en ti mismo, en cómo te sientes y en si lo estás haciendo bien, o si te has equivocado o has dicho mal una palabra, todavía te pones más nervioso.

Por eso lo que te recomiendo es que te centres en que se entienda el mensaje y en esas personas que tienes enfrente.

Estas tres técnicas te ayudarán a estar más tranquilo y a superar el miedo y los nervios al hablar en público.

 

Debes estar dispuesto a dar conferencias estando nervioso

Por último quería darte un consejo. Y es que debes estar dispuesto a hablar en público a pesar de los nervios.

O sea, debes estar dispuesto a dar conferencias estando nervioso.

Es normal. La mayoría de profesionales y de conferenciantes, cuando dan una conferencia, están nerviosos, un poquito o mucho.

A mí me sigue pasando. Después de tantos años de dar conferencias (llevo desde 2007), yo me sigo poniendo nerviosa cuando estoy delante de un público o cuando hago una entrevista. Incluso cuando estoy grabando estos vídeos también estoy un poco nerviosa.

Es normal y debes estar dispuesto a hacerlo a pesar de los nervios.

Piensa que la cuestión no es hacerlo sin miedo, sino estar dispuesto a hacerlo a pesar del miedo y de los nervios que estás sintiendo.

Hay una frase que me gusta mucho:

Ser valiente no significa no tener miedo sino actuar a pesar del miedo.

 

Ser valiente no significa no tener miedo

 

 

Y en el libro Secrets of Six-Figure Women de Barbara Stanny que ya comenté en otro vídeo, la autora decía que en cualquier situación que te parezca que te supera o que te pone nervioso lo que debes pensar es:

Siente el miedo. Ten las dudas. Ve a por ello de todas formas.

 

Espero que te hayan servido estas tres técnicas y este consejo final para enfrentarte con más confianza a las situaciones en que tengas que dar una conferencia y para que incluso busques oportunidades para ponerte delante de un público y contarles lo que haces.

Ahora te pregunto a ti. ¿Cuál es tu mayor dificultad al hablar en público? ¿Qué técnicas y trucos utilizas para no ponerte tan nervioso? Déjame tu comentario aquí debajo.

Y si tienes preguntas como esta que me ha hecho Inma también puedes dejármelas aquí debajo en los comentarios y yo estaré encantada de respondértelas en un vídeo.

Cómo hablar el lenguaje de tus clientes para que te contraten

Cómo hablar el idioma de tus clientes para que te contraten

¿A veces te cuesta explicar lo que haces a tus clientes potenciales para que te contraten?

Hoy te cuento cómo hablar el lenguaje de tus clientes para que te entiendan, te vean como un experto y te quieran contratar.

A veces tenemos la necesidad de demostrar que sabemos de lo que hablamos utilizando lenguaje que solo nosotros y nuestros colegas de profesión entendemos (y no nuestros clientes). Pero nuestros colegas de profesión no son nuestros clientes, a ellos no tenemos que demostrarles nada.

Nuestros materiales de marketing, lo que escribimos en nuestro blog, lo que explicamos en una conferencia o lo que contamos para vender nuestros servicios no va dirigido a nuestros colegas de profesión, va dirigido a nuestros clientes potenciales. Y son ellos los que nos tienen que entender.

Otras veces no lo hacemos con esa intención de demostrar que sabemos mucho sino que no sabemos explicarlo de otra forma. Llega un momento que esa jerga de nuestra profesión acaba siendo la forma normal de explicar algo y de nombrar ciertas cosas. No se nos ocurren otras maneras.

Dale al play y te cuento cómo explicarte para que tus clientes te entiendan.

 

 

 

Tus clientes potenciales no entienden la jerga de tu profesión

Nuestros clientes potenciales no tienen por qué conocer ese lenguaje. Tienen el mismo nivel de conocimientos de nuestra profesión que podría tener un niño. Y así es como les tenemos que hablar.

Tenemos que explicar lo que nosotros hacemos y cómo podemos ayudar a nuestros clientes como si se lo explicáramos a un niño.

¿Verdad que no utilizarías el mismo lenguaje para hablar con un colega de profesión que para explicarle algo de tu profesión a tu hijo? Pues lo mismo tienes que hacer con tus clientes potenciales, porque ellos no saben nada de tu profesión. Quizás algunos sí que sabrán un poco, pero no tienen por qué saber.

Albert Einstein decía que:

No sabes algo, si no eres capaz de explicárselo a tu abuela

Y se refería a lo mismo.

Si no eres capaz de explicar de forma sencilla eso que haces y cómo puedes ayudar a tus clientes en realidad es como si no lo supieras, porque la persona que tienes enfrente no se está enterando. Y si no se entera, no va confiará en ti y no te contratará.

La mejor forma de explicar algo, no es la que utiliza las palabras técnicas exactas y justo el lenguaje que los expertos sobre ese tema conocen.

 

Habla y escribe en idioma terrícola

Por eso lo que a mí me gusta decirles a mis clientes y a mis alumnos es que tienes que hablar en idioma terrícola, en idioma que las personas de la calle, las personas normales, las personas que no saben nada de tu profesión, entiendan.

Eso no quiere decir que alguien que sepa algo sobre el tema no te vaya a entender. El hecho de que tú hables con un lenguaje más sencillo, más llano, más de la calle, no quiere decir que los que tengan un nivel superior no te vayan a entender. Pero se trata de que esos clientes potenciales que no saben nada te entiendan.

Se trata de que hagas un ejercicio de traducción y que traduzcas ese lenguaje técnico, esa jerga de tu profesión, al lenguaje terrícola que el común de los mortales pueda entender.

 

Tus antiguos clientes tienen la clave y te ayudarán

Para hacer eso te puede ayudar mucho el hablar con tus clientes potenciales o con clientes que ya hayas tenido. Ellos te van a dar justo esas frases y esas expresiones que para ellos son la forma de explicar lo que les pasa y lo que quieren conseguir.

Utiliza esas mismas frases y esas mismas expresiones en tus materiales de marketing, en tus artículos del blog, en tus vídeos de YouTube, en tus conferencias… Utiliza esas frases, esas formas de explicar que utilizan tus clientes porque es la forma de llegar justo a personas que son como ellos.

De hecho, como te decía, yo les digo a mis clientes y a mis alumnos que hablen en lenguaje o en idioma terrícola y a veces con los clientes privados pasamos bastante rato haciendo este ejercicio de traducción de jerga profesional a lenguaje llano, a lenguaje de la calle.

También me doy cuenta que a las personas que yo sigo es porque tienen esa capacidad de hacer fácil lo que en principio puede resultar complicado. Eso puede pasar con economistas o con asesores financieros o alguien que te enseñe sobre inversiones, pero también cuando te hablan de nutrición si no tienes ni idea, o cuando te hablan de temas de internet o de marketing.

Las personas a las que yo sigo explican las cosas de forma muy sencilla, muy llana, para que yo, que igual no tengo idea sobre ese tema, lo pueda entender y lo pueda aplicar.

Yo también en mi comunicación intento explicar las cosas de forma muy sencilla para que todo el mundo las entienda. Y a mis clientes también les insisto y les ayudo para que hagan este ejercicio de traducción. Porque al final si no llegas no te van a contratar.

No se trata de que te vean el más listo y el que más sabe, sino de que te entiendan, de que generes confianza y de que vean que tú les puedes comprender porque hablas su mismo idioma.

Por eso te decía que si hablas con un niño vas a utilizar un lenguaje diferente que el lenguaje que utilizas con un colega de profesión.

Y si hablas con un cliente que no tiene ni idea de eso que tú haces tienes que hacer ese ejercicio de traducción, hablar en su idioma y así conseguirás que te entienda.

Si te ha gustado esta estrategia compártela en redes sociales y déjame un comentario aquí debajo. ¡Gracias!

También te sugiero que te suscribas a mi canal de YouTube para no perderte ningún vídeo.

Sencillo ejercicio para elegir y definir a tu cliente ideal

Sencillo ejercicio para elegir y definir a tu cliente ideal

¿Te gustaría especializarte y no tienes claro en qué tipo de clientes enfocarte?

Hoy te explico un sencillo ejercicio para elegir a tu cliente ideal.

Ya he hablado otras veces de que para tener más clientes te tienes que especializar en un tipo de cliente muy concreto.

Cuando ya llevas un tiempo trabajando y quieres especializarte a veces cuesta discriminar y decidirte por un solo tipo de clientes.

Dale al play y te cuento un ejercicio muy sencillo para elegir con qué tipo de clientes quieres trabajar y con cuáles no.

Leer másSencillo ejercicio para elegir y definir a tu cliente ideal